Publicada en

Ciclo de talleres de meditación: Recupera tu paz interior

talleres meditacion naturonium

Mucha gente nos ha preguntado por talleres de meditación o libros con los que pudieran aprender. Parece que meditar debería ser algo fácil. “Deja la mente en blanco”, te dicen como si fuese sencillo con todas las cosas que pensamos cada minuto. Y mucha gente se frustra intentándolo. Pero es que no todo el mundo es afín al mismo tipo de meditación, o le es natural hacerlo sólo con las indicaciones de un libro.

Sin embargo, cuando vas a un taller bien planteado por fin ves la luz. Hemos tardado en encontrar la forma y la persona con quien hacer este ciclo, pero estamos contentísimas de haber esperado y que sea Delia Ruíz con un ciclo tan completo y tan bien planteado (en nuestra opinión al menos).

Y es que meditar es un aprendizaje tan esencial que debería iniciarse en la escuela. Aprendes a concentrarte, a desechar pensamientos tóxicos, desarrollas la creatividad y la imaginación. En su inicio la meditación se consideraba un gimnasio mental. Para aprender a usar y potenciar ese “músculo” que es el cerebro, que será muy potente pero nos lo dan sin manual de instrucciones.

En estos talleres de meditación aprenderemos varias formas para que cada uno encuentre aquella con la que más conecte y poder empezar una práctica personal. Cada taller es independiente y no es necesario hacerlos todos o haber hecho anteriores talleres.

¿Para qué me puede servir meditar y a quién está dirigido?

Sigue leyendo Ciclo de talleres de meditación: Recupera tu paz interior

Publicada en

Microbiótica a la africana; fermentos tradicionales africanos

Injera Etiopía fermentados africanos

Como ya os contamos, he estado en el Rototom Sunsplash Festival (y de hecho aquí sigo) como terapéuta, y he dado una charla sobre cómo cuidar nuestra salud desde el intestino. Más concretamente desde sus habitantes, porque si aprendemos a quererlos y cuidarlos ellos harán lo mismo por nosotros. Lo llevan haciendo toda tu vida sin recibir a cambio nada, de hecho. Ya es hora de hacerles un huequito en tu corazón. ¿No dicen que al corazón se llega por el estómago? Pues vamos a darles de comer mejor.

Al final de la charla hablamos un poco sobre los alimentos fermentados, o como lo llaman Luis Lázaro y Ander Urederra, la nutrición simbiótica. (Visitar su web es una maravilla, os la recomendamos totalmente y tenéis ahí multitud de recetas. Enlace aquí).

Me gusta mucho ese término, porque tu habitantes y tú vivís en simbiosis, es decir, en paz y cooperación para la supervivencia. Este tipo de alimentos van dirigidos a ambos, a ti y a tus microamigas. Además la nutrición simbiótica engloba mucho más que fermentados y comer bien. Es un modo de vida, una forma de ver tu alimentación, e incluye otros alimentos favorables para tu flora como los germinados por ejemplo.

Pero no nos enrollemos que ya he hablado mucho por hoy. El objetivo de esta entrada es aportar esas recetas microbióticas con aroma africano. ¿Por qué? Bueno, porque África me enamora, ya lo sabéis, pero también porque era la temática de este Rototom. Además, si el ser humano proviene de África, es de lógica que también el primer alimento fermentado fuese creado allí. Al principio por accidente, como casi todo.

Los fermentos tradicionales africanos; mucho más que sabor

Y es que la fermentación ha ayudado durante milenios al ser humano a mantener los alimentos comestibles más tiempo, aumentar sus propiedades y capacidad nutricional, y protegerles de patógenos fortaleciendo su propio intestino. África es un ejemplo de ello, y de hecho se siguen haciendo platos tradicionales fermentados en el ámbito rural. Algunos de los ejemplos de microbiota más diversa se han encontrado en África, por ejemplo en los Hadza o en los Baka (que hacen una crema amarga de yuca fermentada por ejemplo).

Sigue leyendo Microbiótica a la africana; fermentos tradicionales africanos

Publicada en

Rototom Sunsplash Festival, una apuesta diferente

Rototom Pachamama

Tenemos una noticia que anunciar que nos hace mucha ilusión, y es que participaré en el prestigioso Rototom Sunsplash Festival 2017. No os preocupéis que no hemos cambiado de profesión y hemos montado un grupo Reggae.

Será un orgullo participar en un lugar donde tantos referentes y grandes profesionales han estado dando charlas y talleres. Y además con una ponencia sobre un tema que me apasiona y del que me va a costar sólo hablar una hora y media 🙂

¿Y de qué vas a hablar, Estela?

Pues como muchos sabéis soy una enamorada de la microbiótica. Me apasiona la relación que nuestros habitantes, sobre todo intestinales, tienen con nosotros, con nuestra salud tanto mental como física. Es algo que siempre intento integrar dentro de mi práctica de la naturopatía como algo integrativo y holístico.

En este caso trataré de resumir en el tiempo que tengo la importancia del intestino y la microbiota para nuestro bienestar presente y futuro, tanto desde la perspectiva natural como desde la científica. Pero no me gustaría que fuese una ponencia teórica simplemente. Mi objetivo será que las personas que la escuchen se vayan con ideas claras sobre qué hacer para cuidar su intestino y a sus microhabitantes. Y que les cojan un poco de cariño al menos.

Dado que el Rototom este año está dedicado a África, cerraré la ponencia hablando de fermentados tradicionales africanos. Por nuestra experiencia en Uganda conocemos de primera mano cómo afectan a niños y mayores las disbiosis intestinales y la mala calidad del agua. Los parásitos están a la orden del día, sobre todo en regiones donde se ha olvidado la sabiduría de sus raíces: esos platos tradicionales fermentados que les ayudaban a tener un intestino más resistente a patógenos y diarreas.

Así que las recetas de alimentación microbiótica que los asistentes al Rototom que quieran se podrán llevar tendrán un claro sabor a la tradición africana.

Os dejo abajo del todo un vídeo sobre el microbioma que personalmente me parece genial, pero que está en inglés. Si quieres leer la traducción y entender de qué va, pinchando aquí tienes el post que hice sobre ello.

¿Pero, por qué el Rototom mola tanto?

No sólo es el mayor festival de Reggae del mundo, con nada menos que 24 ediciones. Más allá de la música, el Rototom es una experiencia y una apuesta por la sostenibilidad y la solidaridad. Te basta con darte una vuelta por la web para darte cuenta de que es diferente. Y no soy la única que lo piensa; el año pasado batieron récord de asistencia con 250.000 personas procedentes de 75 países.

Parten de una filosofía muy clara que apuesta por la paz, la cultura, la solidaridad y la ecología. Además de un cartelazo de Reggae (no podía ser de otra forma), te encuentras un mercadillo ecológico, show cooking vegetarianos, una zona de terapias naturales, el foro social con debates interesantísimos, charlas (en este enlace si queréis podéis ver las otras programadas), banco de semillas, clases de yoga, una zona infantil, una galería de arte en vivo o un mercado artesano entre otras cosas como podéis ver en este link.

Como este año se dedica a África, habrá actividades en el foro social, música y cultura africana en la zona de African Village, y talleres específicos. El voluntariado, la cooperación y la solidaridad son también protagonistas.

Si alguien se anima a vivir esta experiencia, estaré la semana completa en el área Pachamama como terapéuta. Sólo con leer su descripción ya te dan ganas de estar allí: “Un espacio de crecimiento personal y reconexión con la Madre Tierra para aplicar los valores de desarrollo sostenible, agroecología y salud”. Y el día 17 a las 15:45 allí mismo será la ponencia.

¿Y tú? ¿Qué vas a hacer estas vacaciones que te ilusione o que sea nuevo? ¿Vas a intentar incluir en estos días algo que no hayas hecho nunca? ¿Conocer un lugar o cultura diferente? Cuéntanos, si te apetece, en los comentarios. Y sobre todo, sobre todo, disfruta de esas vacaciones apurando al máximo el tiempo para generar las máximas sonrisas por minuto. Te deseamos un verano poco consumista pero lleno de momentos que atesorar. ¡Un abrazo y hasta la vuelta!*

*(Recuerda que sólo cerraremos del 12 al 19 de agosto)

 

Publicada en

El Universo invisible del microbioma humano

microbioma intestinal animación

Muchxs que nos conocéis ya sabéis lo enamoradas que estamos de la microbiótica y nuestro microbioma. Para los que no, la microbiótica es la disciplina que estudia los microorganismos y su relación con el entorno de una forma holística e integral. Por así decirlo, más que dedicarse a mirarlos a través de un microscopio, la microbiótica sería como un amante de los animales que los estudia en libertad y desde lejos. Y que sonríe mientras les mira interactuar con el entorno o entre ellos, sintiéndose en sintonía.

Porque nuestros pequeños habitantes merecen ese amor y respeto después de ser ignorados o aniquilados durante décadas. Los naturistas y naturópatas llevan prestándoles atención y cuidados desde siempre como quien dice. Pero ya por fin la “ciencia” se ha sumado a ello y ahora el microbioma es un campo de estudio prometedor y en apogeo.

Hoy no queremos echaros una charla de todo esto, sino que os traemos un vídeo precioso del tema. Es posiblemente la animación más bonita que he visto sobre ello. Especialmente para los que nos criamos con “Érase una vez la vida”, este tipo de cosas nos emocionan 🙂

Pero sólo está en inglés. Los que lo entendéis sin problemas lo podéis disfrutar tal cual o con los subtítulos. Podéis saltar directamente al vídeo y disfrutar. Pero para los que no dominan el inglés, os ponemos debajo la traducción.

Nos hemos ofrecido a hacer los substítulos en español a los creadores, pero nos han negado la posibilidad. Así que aunque sé que es más incómodo, os transcribimos al narrador aquí. Esperamos que podáis apañaros porque el vídeo vale la pena.

Cuando te mires en el espejo, piensa sobre esto: en cierta manera eres más microbio que humano. Hay 10 veces más células de microorganismos (bacteria, virus, levaduras) que humanas en tu cuerpo, dentro de él o sobre él. Y sus genes son mayoría; 100 genes de microorganismos por cada 1 humano. De hecho, los científicos ya le han puesto nombre a ese conjunto de seres; el microbioma humano.

Todo esto puede hacer que mucha gente salga corriendo a por el gel antiséptico. Pero resulta que muchos de estos microorganismos no son malos, no son gérmenes que nos puedan poner enfermos. La mayoría son de hecho buenos, y sin ellos nuestros cuerpos no funcionan bien. Sin ellos no estamos tan sanos, y de hecho podemos incluso enfermar más a menudo.

La primera pregunta podría ser de dónde viene nuestro microbioma. Bueno, como pasa muchas veces, la cosa empieza con nuestras madres. Cuando el bebé nace, se ve cubierto por los microorganismos de su madre a su paso por el canal del parto. Actúan en el bebé como una especie de semilla con la mezcla perfecta. Combinadas con las bacterias de la leche materna y otros microbios que nos encontramos en estas etapas tempranas, van dando lugar a nuestro microbioma a lo largo de nuestros primeros años de vida.

Nuestra mezcla de microbios se convierte en algo muy personal, como tu huella dactilar o tu tipo de sangre. Pero nuestros microbios tienden a parecerse a los de nuestros padres e hijos, y nos acompañarán la mayor parte de nuestra vida.

Hacen un montón de cosas, como educar a las células de nuestro sistema inmune. Como vemos en este ejemplo, les enseña la diferencia entre aquello contra lo que luchar (patógenos que nos harán enfermar) y aquellos que no son una amenaza, los microbios buenos.

Cuando somos adultos, los microbios se convierten en nuestra primera línea de defensa, luchando contra los gérmenes que intentan invadirnos. Protegen su territorio, y de paso nuestra salud. Los científicos han descubierto que pueden incluso secretar sus propios antibióticos.

Los tipos de microbios de tu cuerpo dependerán mucho de dónde vivan. Igual que en la naturaleza, hay distintos ecosistemas. Hay lugares húmedos como la boca, nariz o axilas. Hay lugares grasos como el cuero cabelludo o la espalda. Y hay lugares secos como nuestros antebrazos. Diferentes especies de microbios se han adaptado a cada uno de estos hábitats.

El mayor y más importante de estos hábitats microbianos está en tu intestino. Es el más complejo, el más diverso. Todo lo que los microbios puedan estar haciendo en otros lugares (combatiendo infecciones, modulando nuestros sistema inmune, señalizando células…) está pasando en el intestino multiplicado. Incluso parece que ayudan a regular el metabolismo: cuánta energía quemamos y cuánta grasa guardamos.

Por eso, si no está funcionando correctamente por alguna razón (por lo que comemos, antibióticos que tomamos…), puede terminar derivando en multitud de enfermedades. Por ejemplo cáncer de colon, colitis, o quizá incluso diabetes u obesidad.

Algunos científicos opinan que la razón de que muchas enfermedades están creciendo es que hemos perdido ciertos microbios intestinales clave. Nuestros microbiomas son muchísimo menos diversos comparados con los de personas que viven en países menos desarrollados o de generaciones anteriores.

Si recordamos cómo obtenemos nuestro microbioma al principio (canal del parto y lactancia), entenderemos que muchos científicos opinen que hay demasiados bebés que no lo están obteniendo. El exceso de cesáreas programadas y lactancias cortas, añadidos a la cantidad de antibióticos que se les dan a los niños hoy en día y la obsesión por la higiene, podrían explicar el auge de asma infantil y alergias. Quizá nuestro microbioma nunca pudo enseñar a nuestro sistema inmune cómo funcionar correctamente.

Quizá el ingerir microbios buenos (probióticos) pudiera prevenir y tratar algunas enfermedades. Así como tomar prebióticos; básicamente la comida que los microbios buenos adoran.

Nos despedimos con un recordatorio. Estas investigaciones son bastante recientes. Todavía nos queda mucho por aprender sobre qué hacen muchos de nuestros microbios. Pero los científicos cada vez tienen más y más claro que estos pequeños organismos son esenciales para nuestra salud y felicidad.

Publicada en

Sopas frías y gazpachos para todos

gazpacho de sandía y remolacha

Llega la época en la que en vez de empezar con un caldo empieza a apetecer gazpachos y sopas frías. Y es que son un entrante riquísimo, muy sano y que da mucho juego. Además te pueden durar unos días en la nevera, para tomarlo fresquito, de entrante, en la merienda o la cena. Se han puesto de moda con el nombre “salad shakes”, pero en realidad en la dieta mediterránea llevamos siglos practicándolos.

Hoy queremos darte un par de recetillas para todos los públicos, así que sólo usaremos ingredientes vegetales y nada de gluten.

¿Por qué molan tanto las sopas frías?

Bueno, las razones van más allá del sabor y de la comodidad, por supuesto. Al usar los ingredientes vegetales en crudo estamos disfrutando de sus minerales, antioxidantes, vitaminas y enzimas. Son alimentos vivos. Esos micronutrientes son esenciales, cofactores de las reacciones químicas en nuestro organismo. Se necesitan para producir hormonas, energía (ATP) o neurotransmisores, para las actividades diarias de la célula, y en general mantener el equilibrio.

Andamos carentes la mayoría de veces de ellos. Puede ser por el procesado antes de que lo compremos (agotamiento mineral del suelo, maduración fuera de la planta, aditivos, radiación, envasado…). Pero también influye el procesado tras la compra, es decir, cómo lo conserves y sobre todo cómo lo elabores. El cocinado se lleva por delante muchas de las vitaminas y enzimas, más dependiendo de la forma en la que lo hagas.

Y si además los hemos comprado ecológicos tendrán más micronutrientes, y cero pesticidas y tóxicos. Habrán madurado en la mata lo suficiente para tener sus minerales a tope, en una tierra sin abonos químicos y descansada. También usando ingredientes ecológicos podemos permitirnos dejar parte de la piel, aportando más fibra y prebióticos. Y por si eso fuese poco, estamos cuidando la biodiversidad ambiental, comiendo de cercanía y temporada, y respetando el entorno. Ahí es nada.

Antes de cortar, lava bien todos los ingredientes. Ponlos a remojo en agua con un chorrito de vinagre de manzana. Si la fruta y verdura es ecológica, 5 minutos son suficientes. Que sea ecológica no significa que no pueda estar sucia o tener algún bichito, lávala siempre. Si no lo es, déjala media hora por lo menos, aclárala bien de ese agua y desecha siempre la piel. Sigue leyendo Sopas frías y gazpachos para todos

Publicada en

Kombucha, mucho más que un refresco

Kombucha SCOBY

La Kombucha es todavía una bebida desconocida en nuestro país, aunque parece que cada vez menos. Y no es de extrañar que vaya haciendo fans por donde pasa. Es una bebida probiótica a base de té azucarado fermentado, con multitud de bondades consideradas terapéuticas. Es un refresco con la burbuja fina propia de una fermentación natural. Pero es que además la kombucha está bien rica y tiene muchas posibilidades de personalización a tus gustos.
Queremos hablarte hoy de este remedio natural tradicional porque cuando lo conozcas lo vas a adorar.

¿Por qué la kombucha es tan buena?

Quizá esa sea la primera pregunta a responder antes de meternos en faena de qué leches es la kombucha o de dónde ha salido. Ya que es mucho más que un refresco natural, vamos a contarte cuáles son sus beneficios más allá del sabor.

Una fábrica de nutrientes

La kombucha al ser una bebida fermentada de forma natural y no pasteurizada tiene su función probiótica. Es decir, es un apoyo a la función digestiva de nuestros habitantes intestinales. Tradicionalmente se ha usado la kombucha como remedio para regular el tránsito intestinal y la acidez estomacal.

La fermentación de la kombucha es como una pequeña fábrica de nutrientes. Mediante reacciones químicas convierte el té azucarado en un líquido repleto de vitaminas (sobre todo del grupo B y C), enzimas, aminoácidos y ácidos orgánicos.

Es rica en ácidos orgánicos como el ácido láctico, el glucurónico, el acético, málico o pirúvico entre otros. El ácido láctico quizá sea el más conocido, usado como higienizante intestinal frente a diversos microbios incluso como complemento nutricional. El glucurónico, menos conocido, se produce también en nuestro hígado como detoxificador: en él se une a las toxinas o tóxicos, los hace solubles y los precipita a riñones para su evacuación. Los tóxicos unidos al ácido glucurónico no se pueden volver a absorber, con lo que son eficazmente desechados.

A todo ello se añaden los beneficios propios del té usado (verde, oolong, negro…). Generalmente se recomienda una mezcla de té negro y verde. La calidad de sus antioxidantes no disminuye con la fermentación de kombucha (estudio) e incluso aumenta su acción antiradicales libres tras 7 días de fermentación (estudio). De hecho la fermentación podría producir algunos nuevos polifenoles con interesantes beneficios para el equilibrio de la flora (estudio). En todo caso se hacen más estables ante el paso del tiempo. Los antioxidantes, como los polifenoles del té,  son efectivos soldados contra los radicales libres.

Beneficios basados en su uso tradicional

Más allá de los beneficios digestivos, antioxidantes, detox y nutricionales que ya os hemos indicado, sólo os podemos hablar de aquellos usos tradicionales que se le han dado a la kombucha a través de la historia. Recientemente ha habido intentos estadísticos a través de las redes para ver estos beneficios contabilizados en gente que la consume.

Su uso habitual se ha relacionado con bienestar nervioso y digestivo. Generalmente se habla de mejora de la sensación de energía y respuesta al estrés. Otros efectos indicados tradicionalmente con el uso continuado son la mejora de la respuesta alérgica, disminución de síntomas de Síndrome PreMenstrual, disminución del dolor articular (por la riqueza en glucosaminas) y mejora de la respuesta inmune.

Usado tópicamente se considera que fortalece y aclara el cabello. También se ha usado en compresas sobre eczemas, manchas…

Dado que en las estadísticas siempre gana la “sensación genérica de bienestar” y las mejoras digestivas, quizá sea mejor que cada uno vez cómo le afecta a él/ella la kombucha.

Sigue leyendo Kombucha, mucho más que un refresco

Publicada en

Huevo vegetal ecológico; Cómo hacer una tortilla vegana

huevo vegetal vegg no-egg

El huevo vegetal no sólo es una cuestión para veganos. Cada vez hay más personas alérgicas al huevo desde bien pequeños. Aunque se puede vivir perfectamente sin huevo, es cierto que hay muchas recetas que te lo piden. Y no sólo porque lo ponga, sino porque sin él parece que queda peor o no queda…

De siempre la gente se ha buscado la vida para sustituir el huevo. Diferentes harinas mezcladas con agua, tofu, algas, semillas de lino a remojo… Y a veces con unos cuantos fiascos antes de dar con el punto. Pues se acabó el volverse químicos para hacer huevo vegetal. Se acabó tener que liarla en la cocina cuando quieres hacer una tortilla. Y se acabó tener que recurrir a sustitutos del huevo con ingredientes químicos o de dudosa procedencia. Por fin hay algo cómodo, rápido y eficaz que además es ecológico.

Puede que si relees con voz de teletienda el último párrafo (como acabo de hacer yo en mi mente) parezca un anuncio de madrugada. Sí. Pero es que esto era algo que mucha gente echaba en falta, así que hay que celebrarlo. Además en económico, porque como verás en nuestra tienda, cuesta 4,25€ y equivale a 25 huevos. Vamos a verlo más tranquilamente con varias preguntas, y al final te pongo nuestra receta de tortilla española vegana light con VEGG.

¿De qué está hecho el VEGG?

Los ingredientes son bien fáciles: Harina de garbanzos*, almidón de maíz*, gasificantes (bicarbonato sódico, ácido tartárico procedente de la uva), gelificante (goma guar de origen vegetal), cúrcuma*. Y los que llevan asterisco son ecológicos. Por supuesto eso significa que ese maíz no es transgénico, además de que no hay uso de pesticidas y demás químicos en la producción.

¿Qué valor nutricional tiene el huevo vegetal con respecto a un huevo de siempre?

Sigue leyendo Huevo vegetal ecológico; Cómo hacer una tortilla vegana

Publicada en

Arsénico, ¿cómo lo elimino de mi arroz?

arsénico sal de mi arroz integral

Llevamos un tiempo en el que de cuando en cuando salta a los medios la alarma con el arsénico en el arroz. Esperamos que con este post podamos ayudaros con vuestras dudas y tranquilizar un poco. ¡Que no cunda el pánico! Vas a tener a lo largo del post todo muy explicadito y con muchas opciones muy sencillas.

Antes de meternos en faena, comentaros que el arroz español se considera bajo en arsénico según las mediciones del Dr. Carbonell. Muy por debajo de las limitaciones que marcó la Unión Europea en 2015. El arroz con más cantidad de arsénico en España no llega a 100µg/kg, y la UE marca 200µg/kg de máximo. Además más abajo te vamos a enseñar a limpiar el arsénico que quede.

Nuestro arroz (integral o blanco) es producto nacional, de Aragón, ecológico, y está buenísimo. A granel sale económico y ahorramos en envases, no puede ser mejor. Los que soléis comprarlo sabéis que es de cosecha anual, porque es habitual que en otoño entre cosechas nos quedemos sin él. En España tenemos tres lugares principales de cultivo; Aragón, Calasparra y Valencia.

¿De dónde ha salido ese arsénico de repente?

Bueno, el arsénico es un semi-metal que se encuentra de forma natural en la corteza de la tierra en diferentes proporciones según el lugar. Su forma orgánica es inocua, y es la inorgánica la que se considera un veneno. Por lo tanto nuestro cuerpo está preparado para una cierta exposición a él. Han sido muchos años compartiendo planeta. Generalmente con cantidades pequeñas el organismo lo procesa y elimina por orina en uno a tres días.
Sigue leyendo Arsénico, ¿cómo lo elimino de mi arroz?

Publicada en

Taller de Técnica Metamórfica

masaje metamórfico

Estamos emocionadas con nuestro primer taller del 2017.

Para empezar porque es una técnica que practicamos desde hace tiempo y de la que te enamoras. Prácticamente está recomendada para cualquier persona y edad. Es un placer tanto darla como recibirla. Las personas siempre salen encantadísimas, como flotando. Pero es que con los niños y embarazadas es una auténtica bendición. No sólo es relajante a corto plazo, sino que es muy terapéutica. Sorprende hasta qué punto algo tan sencillo puede mejorar tantas cosas…

Como su propio nombre indica, es una técnica capaz de cambiar sutilmente la forma en la que conectas contigo y con otros. Se considera que puede ayudar en el desarrollo personal de niños y adultos, de la misma manera que la metamorfosis significa el paso de un estado a otro.

Pero es que además viene a impartirlo una docente de excepción. Se formó en esta técnica con el mismo creador, además de muchos otros estudios. Es una terapéuta increíble, gran comunicadora y bella persona. Estamos contentísimas de contar con Martina Llorente en este curso.

¿Para quién está dirigido? ¿Es muy difícil?

Está dirigido a terapéutas, pero también a cualquier persona que quiera aplicarlo en su entorno, en su familia y en sí mismo. Sobre todo os lo recomendamos de padres y madres a hijos, y de maridos a mamás embarazadas. Por supuesto es espectacular en personas con estrés en todas las edades. Y eso entre muchas afecciones en las que puede ayudar. Tienes más información en el cartel más abajo.

Además el curso es muy práctico. Cada tarde de taller darás y recibirás un masaje. Y verás cómo la técnica es muy muy fácil de aprender, practicar y dominar. Pronto la integrarás en tu vida, e incluso podrás enseñar a alguna amiga o amigo que pueda intercambiar masajes contigo 🙂

Es imprescindible inscribirse.

Sigue leyendo Taller de Técnica Metamórfica

Publicada en

Al rico caldo depurativo post-navideño

caldo depurativo ecologico eliminar toxinas
Esta es una época de promesas, de estómagos llenos, de “no como más en una semana”, de post-excesos y ganas de pasar página. Una de las formas más fáciles, económicas y ricas de limpiarnos y eliminar toxinas es instaurar la costumbre del caldo depurativo en la cena.
No se trata de pasarnos la noche en la cocina, sino en hacer un caldo base interesante el día que mejor nos venga, por ejemplo el domingo. Lo guardamos en la nevera (en envases de cristal) o congelado en varias “dosis”, y empezamos cada cena con un vaso o taza del susodicho. Para no aburrirnos, podemos darle un toque distinto cada día al calentarlo. Aquí os queremos dar ideas para el base y los “tunings” posibles.
Que no sea sólo tras la Navidad. Si te gusta y coges la costumbre este caldo depurativo con sus variaciones te puede acompañar en otoño e invierno. O en esas épocas del año en las que por catarros u otros temas necesites ayudar a tu organismo.

Para que sea depurativo la calidad es importante

Lo primero; usa ingredientes ecológicos en la medida de lo posible. Y diréis “ya están las hierbas con la cantinela eco”, pero en estos casos es importante.
Para empezar, si queremos usar las propiedades terapéuticas de las verduras, necesitamos que conserven al máximo sus nutrientes. Por tanto que hayan sido cultivados respetando los tiempos de maduración. La mayoría de los nutrientes se generan en la última fase de maduración que debe de ser en la tierra, no en una nevera. Y deben madurar en tierras ricas en minerales y cuidadas sin agrotóxicos. Por supuesto que no hayan sido radiadas ni enceradas ni tratadas de ninguna otra manera de conservación anómala.
Para continuar, poca depuración de toxinas vamos a hacer si ya las verduras vienen cargaditas de químicos, pesticidas, acelerantes de la maduración, genes alterados y guarrerías varias. Esto es mucho más importante en el caso de las crucíferas (coles, brócoli…). Son verdaderas esponjas de toxinas tanto dentro de nuestro organismo como fuera. El brócoli por ejemplo es tan afín a los metales pesados y químicos de compleja eliminación que facilita la evacuación de ellos (mirad sino este estudio).
Si ese mismo brócoli crece en un entorno contaminado y es regado por pesticidas químicos variaditos, llegará cargado de ellos a tu organismo y es más fácil que te ensucie en vez de limpiarte. Se podría decir que las crucíferas es mejor no comerlas si no son ecológicas. No querrás hacerte un caldo de disruptores endocrinos.

Sigue leyendo Al rico caldo depurativo post-navideño