Publicada en

El azúcar, la canela y la resistencia a la insulina

canela ceylán resistencia a la insulina

Cada vez son más las voces que se alarman por la creciente incidencia del síndrome metabólico en la sociedad. Patologías como la resistencia a la insulina, la hipertensión, los ovarios poliquísticos, la obesidad o la diabetes parecen estar relacionadas. Cada vez hay más gente que empieza con una y se convierte en un efecto dominó en el que se van añadiendo síntomas y patologías.

Aunque podríamos escribir libros y libros, y muchos ya están escritos, no vamos a entrar en un debate sobre las causas de este incremento. Por supuesto está claro que la mayoría de ellas van a ser ambientales y no genéticas, porque si no no habría una razón para un crecimiento tan alto. La ciencia achaca factores ambientales o epigenéticos a la mayoría de estas patologías. ¿Y qué quiere decir esto? Pues que lo que comemos, nuestra actividad diaria, el estrés que sufrimos y los contaminantes a los que estamos expuestos están influenciando en esta espiral de enfermedad. Es una buena noticia. Afortunadamente esto es mucho más fácil de corregir personalmente que tus genes. Sólo hay que tomárselo en serio.

Está claro que el incremento de la presencia de azúcares libres en la dieta tiene que ver. Cada vez comemos menos alimentos y más productos. Es decir, en vez de una fruta elegimos un zumo que la lleva. La comodidad, la rapidez y el marketing a veces le gana la batalla a la tradición y la salud. Bueno, y digo a veces porque si estás aquí es que eres de nuestra tribu: la del slowfood, la de comer principalmente alimentos reales y con conciencia.

La montaña rusa del azúcar y la resistencia a la insulina

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición recomienda que el 5% de tus calorías diarias provenga de azúcar. Pero hay que tener en cuenta no los azúcares que se añaden o que tú mismo aportas a la comida, sino los que tiene ya lo que comes. Por tanto la mayoría de los españoles ya ha superado su ratio en el desayuno. En especial te darás cuenta si miras proyectos que visualizan el azúcar oculto como sinazucar.org

Pues bien, si sometes a tu cuerpo a niveles continuados de azúcares simples, estarás todo el día subido a una montaña rusa de glucemia arriba y abajo. El páncreas soltará insulina, el hígado compensará la bajada con glucógeno, etc. Todo ello puede llevar a una sobredosis de azúcar a tus células, que terminarán cerrando el grifo de entrada o creando tolerancia (resistencia a la insulina). Si encima el mayor deporte que haces es andar hasta el ascensor peor. Por supuesto si pasas el día entero comiendo, picoteando cada dos horas una cosa u otra, la insulina nunca descenderá. Y si además resulta que eres mujer añadirás al cocktail la particular bioquímica de los ovarios, pudiéndote jugar en un futuro una hiperestrogenia o un SOP.

Hemos simplificado mucho en este último párrafo. Cierto. Porque realmente no se sabe la causa concreta de que unas personas desarrollen resistencia a la insulina y otras no. Pero se conocen los factores de riesgo. Una alimentación rica en azúcares libres combinada con sedentarismo no ayuda nada. De hecho hay estudios como este que relacionan estadísticamente los azúcares en dieta y la diabetes. Para no alargarnos, encontrarás más información si quieres en los enlaces del final del post, y algún vídeo sobre cómo funciona la insulina que te aclarará cosas. Aunque es un poco largo este post está superbien explicado y probablemente aprendas un montón de cosas que te sorprenderán.

No todos los azúcares son iguales

Y no sólo eso, sino que dependiendo lo que acompañe ese azúcar su metabolismo puede ser más lento y por tanto absorberse de forma más sostenida. Como regla de oro, que el azúcar que ingieras sea el que llevan los alimentos naturalmente. Aclaramos que es mejor evitar los alimentos refinados (azúcar blanco, harinas, pan blanco). Son más ricos en azúcares simples y se asimilan casi de forma inmediata, con lo que pueden favorecer el ciclo de resistencia a la insulina que hemos hablado.

Evita los alimentos procesados y acostúmbrate a leer las etiquetas y letras pequeñas. Que ponga “sin azúcar” en grande no significa que no tenga… Y si vas a comer algo rico en azúcares, al menos acompáñalo de una grasa saludable (aceite de coco, aceite de oliva, ghee, jamón serrano…) o de mucha verdura.

Ten en cuenta que el azúcar es adictivo. De las drogas más adictivas que afectan a tu cerebro. Esto se debe probablemente a que es una buena gasolina para él. De esta forma, con una respuesta de recompensa tan alta, es posible que nuestro cerebro premiara a nuestros antepasados por esforzarse en buscar alimentos que tuvieran su combustible preferido. Pero esta adicción hoy en día juega en nuestra contra: El azúcar ahora no sólo está muy disponible, sino que es casi imposible escapar de él. Las marcas lo añaden a todo, quizá por su carácter adictivo, no lo sabemos (Ironic mode off).

De nuevo, simplificamos, y a la vez generalizamos. Es difícil dar pautas generales que puedan ayudar en tu caso concreto. En la concepción natural y holística de la salud se trata a la persona, con sus características propias. Si tienes dudas sobre tu dieta dirígete a un profesional de la salud que te asesore.

Pero no todo está perdido. Te ofrecemos una ayuda que te ayude con todo esto. La canela de Ceylán.

Usos y propiedades de la canela de Ceylán

Y es que, ¿a quién no le han recomendado tomar una cucharadita de miel con canela diaria o el famoso vino caliente con canela cuando estás acatarrado?. Tradicionalmente se recomienda para afecciones relacionadas con el frío, especialmente de garganta, y muchas culturas la han considerado afrodisíaca. También se ha usado en infusiones tradicionalmente durante el período, ya que tiene cualidades antiagregantes. Pero no son esas propiedades las que nos interesan hoy.

Recientemente son múltiples los estudios sobre su efecto en la glucemia. En especial en la resistencia a la insulina. Tenéis algunos más abajo por si queréis cotillear. Faltan como casi siempre estudios más extensos pero los que hay son prometedores. Parece que gracias al cinnantannin colabora en mantener niveles de glucosa estables, dentro de una dieta saludable.

También parece que usada con moderación pero de forma diaria podría tener incidencia en la resistencia a la insulina. También hay estudios sobre sus efectos antioxidantes. Aún faltan más ensayos en humanos. Aún así dada la nula toxicidad de la canela de Ceylán introducir media a una cucharita rasa al día no parece complicado y sí recomendable. Cuidado con pensar que tomando canela todo vale. La canela de Ceylán debe de ser una ayuda, no sustituir cambios en tus hábitos de dieta y ejercicio.

¿Cómo introduzco la canela de Ceylán en mi vida?

Para quien le gusta la canela, usar esa cantidad todos los días en cafés, postres, infusiones, cereales, batidos, zumos, desayunos o meriendas no va a ser problema. Y ya que quieres usarla terapéuticamente, que sea ecológica como esta que te proponemos. Más abajo te indicamos por qué es importante que sea de la variedad Zeylanicum.

[Ya que te preocupas de poner canela, preocúpate dónde y evita tanto postre y zumo :)]

Para quien no le guste la canela, puedes plantearte la opción de tomarla como complemento alimenticio. Nosotras tenemos la opción del Cinnulin, que además de canela tiene otros ingredientes, y la canela de Estado Puro, que tiene una concentración muy alta. Ambos tienen además picolinato de cromo.

Como con todos los complementos alimenticios si tienes dudas es mejor que consultes con tu profesional de la salud de elección. También si nos contactas te podemos informar de posible interacciones para que le puedas facilitar toda la información necesaria.

¿Por qué tiene que ser canela de Ceylán?

La canela de Ceylán o “canela verdadera” es una de las muchísimas variedades de canela existentes. Tiene un color más claro y dorado y un sabor más dulce, menos picante y agresivo. Esto se debe a que tiene menor cantidad de cumarina que otras especies de canela. Las ramas son finas y delicadas, tienen muchas capas y se fragmentan fácilmente. Es cierto que es menos económica, pero como vas a ver, vale la pena.

Es sobre todo a nivel terapéutico la menor cantidad de cumarina de la canela de Ceylán lo que marca la diferencia. Al final de este texto hay algunos estudios que lo indican. La cumarina es ante todo hepatotóxica y “moderadamente cancerígena”, entre otros efectos adversos. Una cucharita de canela Cassia o china tiene entre 6 y 12mg de cumarina, que excede la cantidad diaria máxima para un adulto. Si quieres aprovechar las numerosas propiedades de la canela, especialmente en la resistencia a la insulina, querrás tomarla diariamente. La canela de Ceylán por su bajo nivel de cumarina no sólo no es hepatotóxica, sino que hay ensayos que le atribuyen ser depurativa del hígado.

Y ya que quieres incorporar una especia de estas características, mejor ecológica y de calidad. Sin pesticidas, sin químicos, sin sorpresas.

Post escrito por Estela Castro naturópata

Post sobre la resistencia a la insulina: ¿si los carbohidratos engordan, por qué los asiáticos comiendo tanto arroz no engordaban?

Vídeo de cómo funciona la insulina – Español

Toxicidad de la cumarina – Wikipedia

Sobre toxicidad de la cumarina – en inglés

Efectos de la canela en la glucemia (y diferencia de la Zeylanicum) – en inglés

Canela en estudio sobre diabetes gestacional en ratas – en inglés

Extracto de canela en ratas sobre la memoria en diabetes – en inglés

Estudio de la canela en ratas para resistencia a insulina y Alzheimer – en inglés

Foto de Stevepb https://pixabay.com/es/users/stevepb-282134/

 * El contenido de este artículo es informativo, con fines educativos y proveniente de diversas fuentes, tal y como indicamos en nuestros “Términos y condiciones”. Cualquier información contenida en este artículo se debe situar en un contexto de dieta equilibrada y variada, y las posibles recomendaciones son para un uso moderado. No tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. En ningún caso constituyen una indicación o pueden sustituir las recomendaciones de su médico o profesional de la salud. Si tiene alguna duda sobre su dieta consulte con el profesional de la salud que considere más adecuado.
** Los complementos alimenticios no deben usarse como sustitutos de una dieta equilibrada ni de un modo de vida sano. No superar la dosis diaria recomendada. Mantener fuera del alcance de los niños. No tomar en caso de hipersensibilidad a alguno de sus ingredientes. Los resultados de los complementos nutricionales pueden variar en función de la persona, y el tiempo para obtener los beneficios indicados dependerá de cada caso.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *