Publicada en

Receta de eco-sushi dulce (sin lactosa y apto para veganos)

makis dulces arroz con leche de coco

Lo prometido es deuda, así que aquí va mi receta de makis dulces, con y sin recubrimiento de “alga”. Comentaros que aunque nosotras no somos veganas, sí que hay un gran porcentaje de nuestra comida diaria que sería apto para cualquier vegano o vegetariano, así que he creído conveniente indicarlo en el título. Dicho sea de paso, una dieta equilibrada y sana es un 70% vegetal como mínimo.

Son tres recetas en una, ya que para hacer el sushi incluyo la receta del arroz con leche de coco y naranja, y la de la crepe vegana. En el caso de que alguien quiera, el arroz con leche que propongo se puede sustituir por el clásico con leche de vaca (mucho más indigesto y cargadito de lactosa) casero o comprado. La crepe vegana podría sustituirse por su homóloga clásica.

Para que la receta sea sin gluten se deben eliminar las galletitas y sustituir todos los ingredientes por aquellos certificados sin gluten.

Todos los ingredientes usados están disponibles en nuestra tienda (abajo tenéis las fotos de ellos y podéis pinchar en ellas para que os dirija directamente al producto) y son ecológicos.

ARROZ CON “LECHE” DE COCO

Primero, como siempre con el sushi, haremos el arroz. En este caso es un arroz dulce, por lo que no necesitamos que el arroz sea específico para sushi. Nosotras hemos usado el arroz redondo a granel de la tienda. No os pongo cantidades porque en nuestro caso hicimos una taza de arroz. Hicimos los makis dulces y al resto le añadimos más leche vegetal y lo metimos en la nevera en tacitas tapadas. Y ya teníamos un rico arroz con leche exótico como postre para otro dia.

Respecto a la bebida vegetal, nosotros recomendamos la leche de coco para esta receta. Queda más interesante y mejor de textura. No es la leche de coco de cocinar sino la bebida vegetal en brick. Hervimos durante 5 minutos la bebida vegetal con canela (una ramita partida en dos o en polvo al gusto), una pizca de sal y piel de naranja lavada al gusto. Evita que quede la parte más blanca de dentro de la corteza de naranja, que amarga. Se puede hacer también con limón, pero en esta receta me pegaba más la naranja.

Pasado el tiempo añadimos el arroz. Movemos bien para que quede suelto y cocemos a fuego lento hasta que esté al punto. En el caso de la bebida de coco hemos usado la que no lleva azúcar, con lo que podemos añadir aunque no necesita mucho. Dependiendo de qué bebida vegetal uses necesitará más o menos, este en todo caso sería el momento de añadir azúcar panela al gusto.

Para la receta nos interesa que el arroz quede al punto, no muy blandito. Que no quede “con salsa”, sino que tras reposar y enfriarse un poco quede una textura en conjunto pastosa, similar al arroz de sushi habitual. Si te has pasado de bebida de coco escúrrelo.

A mi personalmente me gusta más la receta que os doy. Otra opción para hacer el arroz sería cocerlo de la forma habitual para sushi pero añadiendo al agua una rama de vainilla o esencia de vainilla. Al enfriarlo con el abanico en vez del vinagre de arroz usaríamos una mezcla de dos partes de agua caliente por una de azúcar panela.

CREPE DULCE VEGANA

Mezclamos en un bol 1 vaso de leche vegetal (usamos de nuevo la de coco porque la teníamos abierta, pero se puede hacer con cualquier otra), 1 vaso de harina integral (nosotros usamos la de espelta), 3-4 cucharadas de café de azúcar panela y 1 cucharada de margarina vegetal o aceite de oliva. Podéis batirlo a mano hasta que no haya grumos o pasarlo por la batidora.

Calentamos la sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté caliente, vertemos mezcla hasta cubrir toda la superficie. Movemos la sartén para que quede uniforme y hasta los bordes. No queremos que queden muy finos para esta receta, ya que al enrollar se pueden romper más fácilmente. Dejamos que endurezca por la parte de abajo y los bordes teniendo cuidado de que no se queme. Moveremos de vez en cuando la sarten para asegurarnos de que no se ha pegado. Levantamos con una paletita de madera o silicona uno de los bordes más cercano a nosotros. La cogemos con la mano limpia de ese borde, dando la vuelta rápido al crepe para que no se rompa. Otra opción es la clásica vuelta poniendo un plato y girando la sartén, depende de cómo os sintáis más seguros.

Una vez acabados, dejamos que enfríen un poco. Los cortaremos en forma rectangular y tamaño de alga nori. Y por supuesto, nos comeremos los bordes mientras terminamos la receta 🙂

RELLENO

Nuestra receta fue de crema de chocolate a la mandarina con trocitos de galleta integral (para darle ese toque crujiente al morder). Pero se puede rellenar también con una mermelada o compota densita, con trozos de fruta, mantequilla de cacahuete en plan americano… Por ejemplo, la otra idea que queríamos haber hecho era frambuesas frescas o plátano con trozos de chocolate negro. La imaginación al poder con los rellenos, como siempre.

MONTAJE DE LOS MAKIS DULCES

Envolvemos la esterilla con papel film. Nosotros hemos hecho de dos opciones:

– Sin “alga”

Sobre el propio papel film extendemos el arroz dulce como si hubiera alga. Le ponemos el relleno y enrollamos como siempre, pero dejando por fuera el papel film de plástico. En nuestro caso como la textura del arroz era correcta, presionamos con la esterilla para mantener la forma de maki deseada (redonda o cuadrada) y mantenemos un minuto. Al retirarlo enseguida se puede quitar el film.

Lo ideal para fijarlo es cubrir con algo. Por ejemplo, nosotras rallamos chocolate negro amargo (al 92%) para que hiciera contraste de sabor. Pero se puede hacer con miguitas de galleta de nuevo, coco rallado, cacao en polvo, las bolitas rojas y negras que recubren las moras de chuche (divertido pero mucho menos sano)… De nuevo imaginación al poder.

Si la textura del arroz no ha quedado sufientemente compacta y vemos que al despegar el papel no se queda bien, mantenemos el film y lo metemos en la nevera para que endurezca antes de cubrir y cortar.

– Con “alga”

Sería lo mismo que enrollar un maki normal pero usaríamos nuestros rectángulos de crepe vegana como alga. No presionemos mucho el arroz al ponerlo para no aplastar el crepe. Y cuidado al enrollar para que no se rompan. Por el resto, como siempre, es fácil y queda muy bien.

Cortaremos los makis dulces en 8 partes iguales.

Si queréis que la presentación ya sea de maki total, podéis poner un pequeño bol como los que se ponen para la salsa de soja. En este caso con chocolate fundido caliente, sirope de chocolate, mermelada de frambuesa… Dependiendo del relleno os puede cuadrar. Pero cuidado no vaya a ser que el conjunto acabe siendo demasiado dulce.

Igual podéis jugar con los contrastes; un chocolate amargo o mezclado con un toque de pimienta rosa. Para atrevidos incluso con un poco de polvo wasabi.

Ya nos contaréis si habéis probado y qué tal fue.

Productos usados:

canela en rama ceylan bio sonnentor sin gluten

bebida coco sin azucar ecomilarroz español redondo Aragón a granelchocolate negro 92% vivani azucar coco bio

 

 

 

Post escrito por Estela Castro naturópata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *